¡Yo jugué el Torneo Nacional de EFIL!

La nostalgia, es descripta como un sentimiento de anhelo por un momento, situación o acontecimiento pasado.Puede definirse como la pena que se siente por algo que se ha tenido y que, en la actualidad, ya no se tiene. Mezcla un sentimiento de encanto ante el recuerdo del objeto ausente o desaparecido para siempre en el tiempo, en definitiva un anhelo de retorno que quisiera transponer la enigmática distancia que separa el ayer del hoy y reintegrar el alma en la situación que el tiempo ha abolido.

¡Yo jugué el Torneo Nacional de EFIL!

 *Por Mauro Casal

Cuando el sábado 8 de Diciembre de 2018 el Presidente de EFIL Adrián Bráncoli dejó inaugurada la edición 24 del Torneo Nacional, definitivamente, esa nostalgia quedó atrás. En el Saúl D’Arino, se vivió una fiesta que será difícil olvidar. EFIL recuperó el Torneo Nacional que siempre llenó de orgullo a muchos lobenses.

Mientras el Profesor Miguel Cánchero oficiaba de Maestro de Ceremonia y presentaba a las 16 delegaciones que participan del certamen, dirigentes actuales del club, dirigentes históricos, ex jugadores y la familia toda de El Lobito, se emocionaban por el regreso de un certamen que late en el corazón de muchos lobenses.

Había que estar ahí el sábado para ver los rostros emocionados de referentes de la institución de EFIL de 1982 y años siguientes cuando se creó el torneo, que participaron de la ceremonia inaugural, como Jorge Davobe, Guido Paniccia, Carlos Maluéndez, Arturo Morresi y por supuesto Horacio Tomassini, uno de los artífices por los cuales el torneo adquirió un perfil internacional con equipos muy importantes, incluyendo los de AFA con figuras de renombre que compitieron en Lobos cuando eran niños.

WhatsApp Image 2018-12-14 at 03.25.31 (1)

Este torneo es “muy caro a los sentimientos de todos los efileños” dijo Cánchero y no se equivocó . Con un relato ameno y sentido evocó la historia del Nacional destacando la tarea de los pioneros que hicieron del torneo un evento memorable.

La categoria 70 de EFIL fue la primera en lograr el campeonato, superando en la final a un equipo mendocino Ujemvi por 4-3 en tiempo suplementario. Aquel torneo contó con 12 equipos y luego se jugaron 22 torneos más hasta el año 2004 cuando Boca Juniors le ganó a Huracán. A lo largo de los años, más de 5000 jugadores pasaron por el torneo, entre ellos Carlos Tevez, Fernando Gago, Mario Pobersnik, Mariano Andújar y Eduardo “Toto” Salvio  jugador mundialista que hace muy poco recordó emocionado las vivencias de este campeonato federal.

El jugador del Benfica en diálogo con TyC Sports contó: “De chico mi vieja tuvo que dormir en una plaza con tal de verme en una final.” Mientras se encontraba en las inferiores de Lanús, su equipo alcanzó las instancias finales del Torneo  Nacional de EFIL. Fue en ese entonces que su mamá decidió ir a verlo jugar en la semifinal, sin importarle que la hipotética final se llevaría a cabo al día siguiente por lo que decidió dormir donde pudo. Una pena no se supo esto aquella vez porque sin dudas la generosidad de las familias lobenses se hubiera percibido.

Se multiplican las anécdotas y las voces que reflejan lo que ha sido a lo largo del tiempo este torneo. Muchos ex futbolistas con sumo orgullo manifiestan en su testimonio la frase !Yo jugué el Nacional de EFIL!

Gonzalo Santo Tomas, periodista deportivo de Radio Nihuil, del Grupo America de la ciudad de Mendoza, nos cuenta desde la provincia cuyana: “Fue mi único Mundialito que hice como futbolista. Me acuerdo llegar a Lobos y que te reciba la gente con tanto cariño. Yo jugué para el Club Luzuriaga en 1989. Este es un club de barrio del Departamento de Godoy Cruz. Viajé con todos mis amigos del barrio que hoy lo siguen siendo. Llegamos a Lobos de noche y había periodistas. Nos preguntaban, nos hacían notas, te sentías como si jugaras en primera división. Era algo único que hasta el día de hoy me acuerdo. Estuve alojado en Empalme Lobos con la familia Villa. Fue impresionante cómo me atendieron. Fue estupendo el torneo y la organización. Terminamos quintos. El trato de la gente inolvidable. Pasaron casi 30 años de aquello y no tiene precio lo que viví. Todo queda grabado en mi corazón. Cada vez que tengo la oportunidad digo que jugué un torneo muy importante en Lobos. La gente que organiza el torneo ya ganó su propia copa del mundo porque lo recuerdo como el mejor del mundo por la organización y por la calidez humana. Los felicito a todos”.
Fernando Blatter, hoy colaborador de EFIL y DT, recuerda profundamente emocionado: “salimos campeones con la categoría 76 y con la 75 perdimos la final por la moneda ya que como llovió se sorteó y entonces Loma Negra de Olavarria fue campeón. Algunos de mis compañeros fueron Martín Spinelli, Esteban Galliani, Nahuel León, el Tolo Acosta. Todo lo llevo grabado en mi memoria. Revivirlo hoy a mis 42 años es un orgullo.”  Después de esas palabras Blatter no pudo seguir hablando de la emoción, su llanto genuino dejaba al descubierto el sentimiento por este emblemático torneo.Otro grato testimonio es el de Leonardo Jorge. El actual asistente y preparador físico de Juan Martín Del Potro, nos relató: “Estoy muy contento, siento una alegría enorme por volver a vivir esto. Se me pone la piel de gallina al recordarlo. Uno esperaba que llegue el torneo y se preparaba mucho. Era fantástico. Era una semana que se vivía a full.  Con la Categoría 78 perdimos la final con Huracán de Córdoba. Yo jugaba con Pipo Amadei, Mariano Blatter, Julian Candermo, Pollo Tomassini , David Veron, Ezequiel Preve y Adrian Bráncoli, hoy presidente, entre otros. Éramos un gran equipo. Además viajábamos a Santa Fe, a Cordoba, a Bariloche, había camaradería de ida y vuelta y se forjaba una relación muy linda con los futbolistas de otros clubes. EFIL representa valores, es la base junto a la familia.  Es  el lugar donde me crié vivi cosas muy fuertes con mi papas trabajando ellos para el club. Eso te da sentido de pertenencia y es lo que quiero transmitirles a mis hijos para la vida.”

Precisamente el mencionado Adrián Bráncoli en su discurso inaugural como Presidente destacó: “Sabíamos que ya con la luz del estadio, no teníamos vuelta atrás y no nos quedaba otra que seguir avanzando con nuestro gran Torneo Nacional. En nuestra cabeza siempre estuvo el objetivo de volver a hacerlo. “ Bráncoli valoró  la enseñanza de los pioneros y su legado para darles fuerza y poder recuperar el torneo.

WhatsApp Image 2018-12-14 at 03.25.02

Quizás una de las voces más esperadas sobre lo que representa el Torneo Nacional fue la de Horacio Tomassini, el ex Presidente de la Liga Lobense de Fútbol y de EFIL, gran impulsor del certamen en los momentos de mayor actividad y esplendor. Con evidente emoción y gratitud expresó: “Mi reconocimiento a esta gente, a estos chicos que hoy conducen el club, que fueron chicos que se criaron con nosotros, hijos de ex integrantes de la Comisión que saben lo que significaba para EFIL este campeonato. Estoy muy contento que se vuelva a hacer. Es como reencontrarse con un hijo que se ha ido de viaje por unos años”.

“Estoy emocionado. Han hecho una gran obra con la iluminación del estadio porque eso ayuda al desarrollo del torneo y la posibilidad de extenderlo en el tiempo. Los clubes deben estar unidos y de ese modo avanzan. De estos torneos más que lo deportivo, destaco lo social. Chicos de realidades distintas de provincias más ricas y más pobres que se juntan y conviven y generan lazos de amistad para toda la vida. Lo social es esencial y en eso se pensó cuando se forjó este torneo. Que los chicos viajen, convivan, se generen nexos que en lo social es vital. “

“El campeonato Nacional era un posgrado. Yo jugué el Nacional era un slogan y hasta había una remera que lo reflejaba. Este torneo tuvo una enorme trascendencia nacional e internacional. Recuerdo a mi mentor Mario Cesarin de General Roca con su Mundialito donde venían equipos de Europa inclusive. También a dirigentes de la valía de Ricardo Petracca que hizo muchísimo por este torneo. Un dirigente inolvidable de AFA que nos apoyaba y venía a Lobos para dar su apoyo y por supuesto a Saul D ‘Arino, uno de los grandes referentes de EFIL en su historia.

Conocer como se vive en otro hogar, es una experiencia inolvidable. Este cronista también fue jugador del torneo representando a Provincial de Empalme Lobos su club del corazón y a EFIL en los viajes al interior del país, por lo tanto el celeste y blanco terminaron siendo sus colores adoptivos también.

WhatsApp Image 2018-12-14 at 03.24.48

Ya hablando en primera persona, mi alma se estremece. Mi ser se llena de emoción y los recuerdos afloran con fuerza al intentar rememorar tantas cosas lindas vividas gracias a este Torneo Nacional. Con el tiempo, ya siendo un adulto tuve la suerte de ser alojado en el exterior en casas de familias anfitrionas gracias a programas de intercambio de Rotary. Sin embargo, esa experiencia de camaradería y amistad ya había sido gestada en mi vida previamente gracias a EFIL y su Torneo Nacional y a los viajes por el país que como reciprocidad se realizaban entre clubes.

Subirse al colectivo que conducía con alegría Juan Carlos Popp, recorrer rutas y ciudades en compañía de Daniel Candermo y Juan Carlos “Cachi” De Gregorio y ser dirigido por el inolvidable Manolo Báez fue de las cosas más lindas que me regaló el deporte. El Nacional de EFIL lo jugué para mi querido Club Provincial que dirigió Oscar Rivas y bajo la inmensa labor de Oscar Casal que se encargaba de todo lo necesario para competir. Enfrentamos a rivales de Tucumán, de Córdoba y de otros puntos del país. Ganamos algunas veces y perdimos otras, dentro de un campo deportivo que en ese entonces era el del Parque Municipal. Pero lo más importante y sin dudas lo que conservaré hasta el final de mis días por este mundo son los valores, las enseñanzas, los aprendizajes que me dejó el torneo en sí y el deporte para toda la vida.

Cuando hoy se juegue la final del Nacional actual no importa el nombre del campeón, porque con este torneo en su versión renovada ganamos todos. Ganó EFIL por su esfuerzo para recuperarlo, ganó Lobos por la trascendencia del mismo y ganaron los chicos que podrán atesorar para su vida el recuerdo de haber jugado un torneo especial, un evento que les permitirá con orgullo decir: Yo jugué el Nacional de EFIL! Y soy campeón para toda mi vida…!

futboltotal-banner-horizontal
publis-pie-notas-6